Luciana Lasus posted by

Más calor y menos calorías

Más calor y menos calorías

Con la llegada del frío nos sentimos menos vitales, más melancólicos y apagados…

El aumento de humedad ambiental genera una necesidad de aumentar la temperatura corporal, disminuye la circulación, aumenta la tristeza y el mal humor. Los problemas respiratorios son más frecuentes, sobre todo en niños y adultos mayores, subimos de peso al compensar con calorías el clima frío.

De hecho, está comprobado científicamente que existe una relación entre los cambios emocionales de invierno y las variaciones en la luz natural. Es que en esta época tenemos menos horas de luz que en primavera y verano, lo cual influye en nuestro organismo al afectar la segregación de determinadas sustancias (serotonina y dopamina), importantes en el estado de ánimo.

Según sostienen los especialistas, lo primero que hay que hacer es tratar de cambiar nuestra visión de las cosas: no porque haga frío o esté lloviendo vamos a dejar de salir a pasear o de hacer deportes al aire libre, de eso hablábamos la semana pasada. Y esto es válido incluso si tenemos niños chicos. Con un buen abrigo, bufanda, gorro y botas –sin son necesarias–, salir a disfrutar esta estación puede ser una experiencia tan estimulante como hacerlo durante el mes de más sol.

¡NO A LOS KILOS DE MÁS!
Algunas personas asumen, con total naturalidad, que en invierno es mejor estar un poco más “gorditas” para no pasar tanto frío. Así, al contrario de lo que suele ocurrir en verano, abundan en las casas las comidas altamente calóricas con el pretexto de que en esta época del año es necesario consumir alimentos más energéticos
Nos movemos menos (porque afuera hace frío) y comemos más (para matar el tiempo) puede ser desastrosa en términos de apariencia y salud física. No es raro encontrarnos después con que hemos engordado 4 ó 5 kilos y angustiarnos cuando es tiempo de empezar a usar menos ropa, porque hay que bajar en forma urgente el peso ganado.

¿Cómo lograrlo?

DESAYUNAR En este sentido puede ser útil aprovechar las bondades de los alimentos funcionales, que además de su aporte nutritivo entregan beneficios adicionales para la salud como algunos yoghurts y cereales integrales. También se pueden aprovechar preparaciones de invierno nutritivas y no tan ricas en grasas, como un plato de lentejas o un guiso de verduras. Una rica sopa caliente –a media mañana o como plato de entrada–, puede ayudarte a pasar un poco el frío y no llegar con tanta hambre a la hora de almuerzo. Además, no hay que olvidar consumir verduras y frutas frescas a diario, proteínas de buena calidad (huevo, pescado y carnes magras), aceites y tomar abundante agua.

Básicos de la cocina bajas calorías en invierno

• Aportar temperatura y no calorías: sopas, café, cappuccino
• Optar por vapor, teflón, plancha, horno como forma de preparación
• Evitar manteca o grasa para saltear
• Evitar el agregado de queso rallado a todo
• Preparar cazuelas de vegetales y cocinar la carne aparte.
• Cuidar frecuencia de acompañamientos: arroz, pasta, papas, harinas

Algunas ideas de comidas para invierno con mucho calor y pocas calorías

• Sopas licuadas de diferentes sabores
• Purés mezclas de diferentes vegetales
• Budines y tortillas al horno
• Milanesas de verduras al horno
• Cazuelas de verduras
• Verduras rellenas

Buena semana, nos encontramos la próxima!
Luciana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *