Luciana Lasus posted by

Volver a la rutina, lo que el verano nos dejó

Volver a la rutina, lo que el verano nos dejó

El verano pasa muy rápido pero parece que nos olvidamos como volver a organizar los horarios y las comidas, las viandas, meriendas y colapsamos! El cuerpo te pide poner orden después de los excesos, asados y viajes. Algunas personas vuelven con kilos de más o de menos, otras han sufrido estreñimiento. Para solucionarlo, hay pasos básicos a seguir!

Planifica tus menús semanales, organizá tus compras, llevate vianda!

Aprovechá que la despensa, la heladera y el freezer están desprovistas para empezar!
De una planificación de menú muy básica, donde con sentido común y alguna ayuda profesional se incluyan todos los alimentos necesarios y preferidos por los integrantes de la familia, pueden salir las viandas para el trabajo o la escuela.

También las meriendas de los más chicos pueden comprarse una vez por semana y no todos los días, de esta manera podemos tener una ¨foto¨ más completa de lo que proponemos a lo largo de la semana laboral y escolar.

Si es sólo para uno, siempre da más pereza cocinar y puede ser más caro incluso, así que vale recurrir a las empresas que preparan la vianda o simplemente planificar tu cena cuando salís a comer en el trabajo. Es mucho más inteligente que llegar a casa tarde y cansado y recurrir a algo rápido poco nutritivo en la mayoría de los casos.

Si la heladera y la alacena tienen los ¨básicos¨ como en el placard, seguramente la preparación será menos improvisada y el resultado más saludable. El freezer es un aliado de la que yo llamo cultura del smart eating, ya que permite guardar alimentos listos, en porciones o incluso preparaciones que mezclando con huevo y un queso fresco se transforman en una tarta en pocos minutos.

Si además lo casero puede volver a tomar un lugar en la mesa, mejor todavía, hacer una masa para tartas o pascualina es simple, y se puede guardar freezada en cantidades justas. Esto no implica tener necesariamente un freezer vertical profesional, en cuyo caso también se pueden guardar pastas, masas de pizzas caseras, a las que una rica salsa de tomates y hierbas , muzzarella y otros gustos que seguramente seducen a todos en la casa.

Diferentes mezclas de verduras cocidas, listas para integrar un budín, tortilla o tarta, choclo desgranado que sobró de la sopa o simplemente cebolla o morrón ya cortados y sellados en sartén, evitan ensuciarse las manos cada vez que nos llama una salsa o cazuela! Combinado con alimentos frescos, como ensaladas, sopas, pescados y carnes al horno o parrilla y por supuesto frutas todo el año, de todos los tipos y colores.

También tomá en cuenta la frecuencia de consumo de cada tipo de alimento:

• Verdura o ensalada: todos los días,
• Carne roja: 1 o 2 veces a la semana.
• Carne blanca: entre 2 y 4 veces a la semana.
• Pescado blanco: entre 2 y 4 veces a la semana.
• Pescado azul: entre 1 y 2 veces a la semana.
• Huevo: entre 2 y 4 veces a la semana.
• Legumbres: entre 1 y 3 veces por semana.
• Pan: diariamente posible en desayunos y meriendas o como masa en una tarta por ejemplo.
• Papas: máximo 4 veces a la semana.
• Arroz: entre 1 y 2 veces a la semana.
• Pasta: entre 2 y 3 veces a la semana.

Se creativa con las comidas!

Intenta variar los alimentos que elegís y los tipos de cocciones. El mismo plato queda diferente al wok, que al horno o al vapor!

Volver a la rutina es más ameno con una buena planificación y organización, nos da más tiempo para dedicarnos a otras cosas y la tranquilidad mental de tener previsto un tema tan importante.

Buen comienzo de rutinas para todos!

Luciana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *