Soledad Ortega

Soledad Ortega

¿Cuál es tu comida favorita?

La comida china y la italiana son las que más me gustan. Soy feliz con un plato de spaguettis con mariscos (verano) y me fascinan las sopas (invierno).

¿Cuáles alimentos no consumís bajo ningún concepto?

Creo que ninguno tiene tanta restricción, pero no me gustan los embutidos ni probaría por mi cuenta la carne de caballo, por el amor que le tengo a ese animal.

¿Alguna vez hiciste dieta? ¿Cuál? ¿Cómo te resultó? 

Hice dieta por primera vez luego de tener a mi primer hijo. Me enseñaron a comer saludablemente, y sobre todo a darle un lugar a las verduras que hasta ese momento no tenían. Nunca con sacrificio, porque la comida es en mi vida un placer, pero con consciencia y medida.

¿Sabés cocinar? ¿Cuál es tu especialidad?

No sé cocinar bien, hago lo básico. Hasta ahora no había priorizado ese aspecto en mi vida, pero ando con muchas ganas de aprender. Es mi meta para el 2014. Sueño con hacerles un pan casero a mis hijos, sorprenderlos con una exquisita torta o crear mi propio risotto. He sorprendido alguna vez, pero aún me cuesta y en TV sólo miro canales de cocina jajaja. De todos modos tengo una especialidad: “los brunch” ricas ensaladas con tostadas de pan de campo, con revuelto de huevos con jamón y queso.

Hacele a Luciana Lasus la pregunta que quieras…

Mi pregunta apunta a los niños, porque mis hijos son bastante resistentes a lo nuevo y quisiera que comieran de todo!

Sole, qué tema el de tu pregunta! La neofobia, o resistencia a lo nuevo es muy frecuente entre los niños. De hecho, hay distintos estudios científicos que demuestran que los alimentos pueden ser ofrecidos hasta 20 veces sin ser aceptados y después incorporados y disfrutados por ellos. Es difícil pensar en la cantidad de paciencia que hay que tener para ofrecer una y otra vez, sin demostrar que nos estresa el tema, porque lo perciben y manipulan con eso. Si además sabemos que la rutina diaria con los niños lleva casi toda nuestra energía y lo hacemos porque sabemos que es una inversión a corto, mediano y largo plazo. Entonces mi estrategia es: dar el ejemplo siempre, tener reglas y saber romperlas con excepciones, poner las cosas en la mesa, no cambiarles lo que hay de comer por otra cosa y tratar de no desanimarme y seguir intentándolo.

PD: mis hijos no comen ensaladas… si te consuela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *