Noticias posted by

Alimentos fortificados son importantes para crecimiento de niños y adolescentes

Alimentos fortificados son importantes para crecimiento de niños y adolescentes

La fortificación de alimentos con nutrientes adicionales tiene un impacto en la ingesta de vitaminas y minerales de los niños, pero muchos aún no reciben la nutrición adecuada, reveló un estudio realizado en Estados Unidos.

Un equipo de científicos estadounidense analizó la información de una encuesta nacional sobre nutrición y descubrió que sin la fortificación de los alimentos la dieta de una gran cantidad de niños y adolescentes sería insuficiente en términos nutricionales. Con la fortificación, el escenario es mejor, aunque no perfecto.

“Los alimentos con nutrientes agregados (principalmente cereales para el desayuno, productos integrales enriquecidos y leches) proporcionan cantidades importantes de muchos, pero no todos los minerales y las vitaminas a la dieta de los niños y los adolescentes”, dijo Louise Berner, investigadora especializada en ciencia alimentaria y nutrición de la Cal Poly State University, de California.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) exige que la industria fortifique algunos alimentos, como ocurre con la harina refinada enriquecida con vitaminas y hierro o la leche descremada rica en vitamina A.

El equipo de Berner analizó los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición local para revisar la dieta de 7,250 participantes de entre 2 y 18 años. Los autores se concentraron en los tipos de alimentos y los suplementos que consumían, y evaluaron la cantidad de nutrientes de cada producto. Luego, aplicaron los Requerimientos Promedio Adecuados (EAR, por sus siglas en inglés) para conocer cuán nutritiva era la alimentación. Los EAR son la cantidad promedio de consumo diario de nutrientes de la mitad de los individuos saludables de un grupo de la misma edad y sexo.

Las mujeres de entre 14 y 18 años eran más propensas a no cumplir los EAR para la edad, mientras que los niños y las niñas de entre 2 y 8 años eran los que menos nutrientes ingerían.

Los autores hallaron que los alimentos fortificados aportaban la mitad o más de la vitamina D, tiamina y ácido fólico de la dieta infantil; el 20-47% de la vitamina A, vitamina C, riboflavina, niacina, vitaminas B-6 y B-12, y hierro; el 12-18% del consumo de zinc, y apenas el 4.5-6.6% del calcio.

Pero aun con el aumento de los nutrientes de fuentes fortificadas, un porcentaje significativo de los participantes consumían cantidades de vitaminas A, C y D por debajo de los EAR para cada edad y sexo.

Los alimentos fortificados tampoco parecieron aportar cantidades excesivas de ninguno de los nutrientes, lo que era una preocupación de muchos en el pasado, según recuerda el equipo en la publicación Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Los productos que más nutrientes aportaron fueron los cereales para el desayuno, la leche y las bebidas lácteas, los panes y otros productos elaborados con granos enriquecidos. “Este estudio proporciona una buena descripción del aporte de los alimentos fortificados a la dieta de los niños y los adolescentes de Estados Unidos, pero no debería interpretarse como una recomendación alimentaria para los consumidores. Ese no era el objetivo de la investigación”, afirmó Louise Berner.
Alimentos sin fortificar como las frutas, las verduras, las carnes, el pescado y muchos más, son fundamentales para la dieta saludable y a menudo se consumen en cantidades insuficientes, señaló la especialista.

Consumir alimentos saludables variados aportará los mismos nutrientes y otros, pero sin el azúcar, la sal, el almidón refinado, los aceites dañinos o las calorías excesivas de la comida “chatarra” fortificada, consideró otro experto.

Fuente: Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *