Noticias posted by

Autoritarios o permisivos: los padres influimos en la conducta alimentaria de nuestros hijos

Autoritarios o permisivos: los padres influimos en la conducta alimentaria de nuestros hijos

De ahí que “la obesidad infantil es un asunto de familia”, sostienen los nutricionistas al advertir que existen ciertos modelos de padres que aun sin pretenderlo la suelen favorecer. Desde esta perspectiva, antes que poner a los hijos a dieta -aseguran- conviene preguntarse qué tipo de padre o madre es uno y tener presente que un cambio de actitud puede prevenir la obesidad infantil. “Existen dos características generales de los padres que inciden tanto en el embarazo adolescente y las adicciones como en la obesidad infantil: por un lado, el grado de exigencia que uno tiene con los hijos; por el otro, el grado de afecto y contención que se les da”, comenta la doctora Mónica Katz.

Antes que poner a los hijos a dieta conviene preguntarse qué tipo de padre o madre es uno y tener presente que un cambio de actitud ayuda a prevenir la obesidad infantil Médica especialista en Nutrición y fundadora del equipo de Trastornos Alimentarios del Hospital Durand, Katz explica que “de la combinación entre lo que les exige y lo que se les brinda surgen cuatro modelos educativos que definen la forma en que nuestros chicos se van a alimentar”.

Están los “padres democráticos, que exigen mucho pero a su vez brindan mucha contención afectiva; los padres autoritarios, que también exigen mucho pero demuestran en cambio un bajo compromiso emocional; los padres permisivos, muy predominantes en la sociedad de hoy, que les demandan poco a los chicos y en cambio les dan todo lo que piden en forma incondicional; y finalmente los padres ausentes, aquellos que no piden nada, pero tampoco dan”, explica la médica.

“Desde el punto de vista de la educación nutricional, como desde muchos otros -sostiene Katz- el modelo del padre democrático es el ideal. Sucede que es un tipo de padre que establece reglas y se ocupa de que se cumplan pero que a su vez es capaz de negociar flexiblemente con sus hijos. Como resultado de eso, los hijos suelen ser chicos que comen variado, que aceptan probar nuevas comidas y que reconocen que sus elecciones tienen consecuencias”, detalla Katz.

Si bien los otros modelos parentales favorecen de algún modo la obesidad, el de los padres autoritarios, comenta la nutricionista, sería por lejos el peor. “En obesidad infantil, la actitud autoritaria de los padres resulta muy perjudicial. Sucede que cuando uno prohíbe un alimento, lo único que consigue es generar un mayor deseo sobre él.

Pero además, hasta los tres o cuatro años los chicos regulan naturalmente su saciedad, por lo cual cuando uno les dice “si no terminás el plato no vas a jugar” o cosas así, les esta imponiendo que confíen en un mandato interior antes que en su propio registro natural”.

“Pero también se es autoritario cuando uno le hace notar a un hijo que está gordo o le exige que coma un menú distinto al del resto de su familia para ayudarlo a adelgazar. Este tipo de conducta de los padres, lejos de resolver el problema, hacen que empeore”, sostiene la doctora Katz. “Nadie tiene un estilo parental claramente definido -agrega-.

En general oscilamos entre dos, y a veces el estilo del papá es diferente al de la mamá: un autoritario con una permisiva hacen una buena mezcla, no así una permisiva con un indiferente. En cualquier caso, lo importante es reconocerse y tener en cuenta que con sólo cambiar algunas actitudes que tenemos con los chicos se puede hacer prevención”.

“El problema es que la mayoría de los padres desconoce hasta qué punto la actitud que ellos adoptan con los chicos en la mesa puede protegerlos o condenarlos a sufrir obesidad. Y es que no sólo son ellos los qué dicen qué y cuándo se come, sino el único modelo de referencia que tienen los chicos hasta cierta edad”

FUENTE: eldia.com.ar

2 Comentarios

  • Mas alla de los perfiles de padres que seamos, realmente a mi marido y a mi como padres, los medicos nos tienen despistados.
    Vas al pediatra y si tu hijo no es percentil 50 es poco menos que un delincuente. El otro dia lei en la prensa que casi el 80% de los niños obesos uruguayos son asi porque sus padres son negadores.
    Nuestra segunda hija desde que nacio tiene sobrepeso. Es superdeportista (hace deporte todos los dias), tiene 9 años y come lo mismo que el resto de la familia (mucha fruta y vegetales, poca harina, poca azucar, poca carne roja).
    No tiene ningun problema de salud fisico ni emocional.
    El resto de la familia estamos dentro de los estandares normales de peso.
    Entonces, si la pongo a dieta la obligo y no sirve, si no la pongo a dieta soy negadora.
    Sinceramente no se para donde arrancar.
    Derrepente tendria que hacerle caso a un medico amigo, que me dijo Dejate de j…. y dejala crecer en paz.
    Algun consejo?

    • Hola María, es complejo el tema! Que un niño sea percentil 50 está perfecto,no debería alarmar ni preocupar a nadie. Más alla del percentil puntual, lo importante es ver la curva de crecimiento, si un niño sube o cae de la curva, ahi hay que estar atentos y analizar las causas. Si mantiene un camino homogéneo en la gráfica de crecimiento podemos estar tranquilos. Claro que los padres debemos estar atentos a cambios no solo en el peso sino a la conducta de los niños con la comida. Ansiedad, desasosiego, indiferencia, por nombrarte alguna situación que ameritan una consulta. Siempre es importante tener un médico de referencia en quien confiar, independientemente de informarse y tener criterio y sentido común con los niños, sin ser profesionales de la salud! La genética es predisponente pero no determinante exclusivamente del sobrepeso, si consideras que tu niña de 9 no está en el peso adecuado y no conseguis respuesta del médico, sería bueno que consultes a otro profesional. La intuición de madre siempre hay que atenderla!!
      Te mando un abrazo, Luciana Lasus.
      Lic. Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *