Noticias posted by

Comida de avión no convence a los pasajeros

images

Pese a los grandes esfuerzos de la industria del catering aéreo, históricamente la comida que se ofrece en los aviones suele tener mala fama, especialmente cuando se habla de las bandejas de clase económica. Según una encuesta que publicó el diario The New York Times hace ya un tiempo, la comida de avión no le gusta a 9 de cada 10 pasajeros. Las críticas son muchas y diversas, pero todas dan vueltas alrededor de una misma cuestión: las comidas resultan insípidas.

Pero lo cierto es que la calidad ha mejorado mucho en los últimos años y comer en los aviones hoy es casi igual que hacerlo en casa o en un restaurante, aunque claro, sólo en su cualidad nutricional y no en su sabor, ya que eso, a los diez mil metros, no llega.

¿Por qué sucede eso? Según reveló un estudio realizado por Lufthansa en 2010, las razones se hallan en las condiciones en que se encuentra el propio avión desde el momento del despegue. Cuando se alcanza la altitud de crucero (10.000 metros), la humedad de la cabina se mantiene a niveles mínimos para reducir el riesgo de corrosión del fuselaje. Ese aire reseca la nariz y entorpece el olfato. Además, la presión de la cabina provoca que se duerman un tercio de las papilas gustativas. También, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Manchester (Inglaterra) y la empresa Unilever, está el ruido de fondo producto de los potentes motores del avión, que produce que los comensales no reconozcan los sabores dulces y salados.

Otro factor no menor que afecta el sabor de los alimentos es la complejidad logística que implica servir comidas a bordo. Las comidas están precocinadas en tierra y deben servirse varias horas después en la aeronave, en el momento justo y a la temperatura adecuada. Para esto se utilizan hornos de convección que arrojan aire caliente. Por lo tanto, el sabor debe permanecer después de empaquetar, congelar, secar, almacenar y servir.

Por eso es que las compañías aéreas procuran que todos los menúes sean ligeros, atractivos y adecuados a los diversos tipos de viajeros y horarios.

La alimentación a bordo, una preocupación para la mayoría de los pasajeros, se vuelve esencial para quienes tienen necesidades especiales, como las personas diabéticas o las que son intolerantes a diversas sustancias o productos (como al gluten o a la lactosa, entre otras): muchas veces optan por llevarse su propia vianda.

“Los pasajeros que necesiten una determinada dieta (por razones médicas o culturales), podrán solicitar a la compañía una alternativa a la comida prevista. También existen menúes especiales para bebés y para niños menores de 12 años”, cuentan desde Aerolíneas Argentinas y agregan que “deberán solicitarla en el momento de la reserva o con una anticipación de, al menos, 24 horas”.

En el resto de las empresas, el requisito suele ser el mismo, y también sus opciones de menúes especiales que abarcan una gran cantidad de alternativas. Entre otras, se puede pedir comida para niños; dieta blanda; un menú para diabéticos; para intolerantes al gluten; comida kosher; dieta baja en calorías, en colesterol, en sodio y/o en lactosa; vegetariana vegana (sin lácteos ni huevos) o vegetariana lacto-ovo (que puede incluir lácteos y huevos).

Fuente: clarin.com

2 Comentarios

  • I such as the invaluable data you offer you inside your content articles.I will bookmark your site and test all over again right here routinely.I am fairly absolutely sure I’ll find out quite a bit of new things perfect the following! Beneficial luck for your subsequent!

    • Thanks a lot for your comments!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *