Noticias posted by

Diabetes: causada por el exceso, no por el tipo de azúcar consumido

Diabetes: causada por el exceso, no por el tipo de azúcar consumido

Investigadores del St. Michaels Hospital han encontrado que reemplazar la fructosa por glucosa no reporta ningún beneficio para la salud. La fructosa es el azúcar más demonizado y presente en las comidas preparadas.

Los hallazgos del estudio, que se publicarán en la revista Lipidology, muestran que cuando las porciones y las calorías son las mismas, la fructosa no ocasiona un mal mayor que la glucosa.

A pesar de la preocupación creciente sobre la fructosa y su relación con la obesidad, no hay ninguna razón que justifique el cambio de la fructosa por glucosa, no hay ninguna evidencia que pruebe un daño mayor de este tipo de azúcar en el organismo. Esta afirmación la formula el Dr. John Sevenpiper, un investigador de la Clinical Nutrition and Risk Factor Modification Centre, en St. Michael’s.

El Dr. Sievenpiper utilizó datos de investigaciones previas que comparaban el efecto de la fructosa y la glucosa en relación con diferentes factores de riesgo para la salud. El estudio encontró que al aumentar el consumo de fructosa podrían aumentar los niveles de colesterol y triglicéridos postprandiales.
La fructosa, resultados inesperados

Sin embargo, la fructosa no parece haber afectado la producción de insulina, otros niveles de grasa en el sistema circulatorio o las señales que indican enfermedad del hígado graso en un nivel más alto que lo hiciese la glucosa.

Es el exceso, no el tipo de azúcar consumido lo que causa la diabetes
De hecho, sin esperarlo, encontraron que la fructosa tenía beneficios potenciales, sobre la glucosa, en algunas de las categorías de riesgo claves.
Otros estudios aseguran que la fructosa causa obesidad porque su metabolismo es diferente al de la glucosa. Al hacer un paralelo entre el contenido calórico, el equipo encontró que la fructosa podría, en cambio, tener beneficios sobre el control del peso en el cuerpo, la presión arterial, y el control glicémico, a diferencia de los efectos de la glucosa.

La fructosa, un azúcar simple que se encuentra en la miel, las frutas, los vegetales y otras plantas, también es la base del jarabe de maíz de alta fructosa, un endulzante que se encuentra en las comidas preparadas.

La combinación de la fructosa y la glucosa produce sacarosa, aquella que conocemos como azúcar de mesa. El Dr. Sievenpiper dice que es el alto consumo, y no el tipo de azúcar consumido, lo que causa la obesidad.

Publicado en clubdarwin.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *