Noticias posted by

El papel del consumidor es clave

El papel del consumidor es clave

Alcanzar los máximos niveles de seguridad alimentaria e higiene es una responsabilidad de todos los que intervenimos en la cadena alimentaria. Las medidas de prevención y de higiene, los análisis para el control de los alimentos y las buenas prácticas en el consumo, son las principales claves para garantizar la calidad de lo que comemos.

¿En qué parte interviene el consumidor?

La mejor garantía para evitar la aparición de peligros relacionados con la alimentación es considerar de manera integral la cadena alimentaria en su conjunto: desde la materia prima y la producción hasta el consumo final, tal y como dispone el Libro Blanco de la Seguridad alimentaria en la Comisión Europea.
Seguridad alimentaria y consumidor, tándem imprescindible

De nada sirve todo el esfuerzo si en el último momento los consumidores emprenden malas prácticas o prácticas inadecuadas. El consumidor tiene la responsabilidad y el derecho de exigir a las empresas su seguridad pero a su vez también el deber de estar atento.

Acá un decálogo con 10 consejos prácticos para asegurar la calidad de los alimentos:

1. Exigir información, seguridad e higiene en los alimentos frescos y envasados que vas a consumir comprando en establecimientos de confianza.
2. La etiqueta es una garantía de seguridad: Sigue las recomendaciones de conservación y uso que marca el envase.
3. Compra alimentos que garantizan su identificación y control desde el origen.
4. No rompas la cadena de frío, especialmente en los alimentos congelados.
5. La congelación en casa ha de realizarse a temperaturas inferiores a -18º, por lo que para ello, tu equipo ha de tener al menos 3 estrellas. La temperatura de la refrigeración se recomienda que esté entre 4º y 0º para una conservación de entre 1 y 3 días, 8º para mantener un alimento en torno a las 24 horas. Se recomienda no almacenar los productos frescos en el congelador más de 3 meses.
6. Evitar las contaminaciones cruzadas, separando alimentos crudos de los cocinados.
7. Conserva los alimentos con materiales y envases de uso alimentario. La descongelación a temperatura ambiente tiene más riesgos porque permite que se desarrollen bacterias más rápidamente.
8. Extrema la higiene de manos y utensilios (cuchillos, tablas de cortar,etc) con los que vas a cocinar, especialmente después de manipular carne cruda, de aves de corral o huevos.
9. El calor del cocinado destruye los gérmenes a partir de 65º, si bien cuanto mayor es la temperatura alcanzada, más efectiva es la destrucción, por eso se recomienda cocinar los alimentos suficientemente.
10. Elige establecimientos que garantizan la manipulación de los alimentos, tanto en su preparación como en su conservación.

Fuente | Ainia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *