Noticias posted by

El podio de los invictos

El podio de los invictos

La historia de la alimentación y la ciencia es así: una serie de apuestas y contradicciones pendientes del último hallazgo de laboratorio. La buena noticia es que, más allá de las vedettes del momento (y los circunstanciales proscriptos), hay una lista chica de alimentos que nunca han tambaleado en su reinado.

Tomates, zanahorias, y otras joyas de la verdulería

Todos sabemos que las frutas y verduras son una fuente inestimable de vitaminas, minerales y fibra. Lo que no todos recuerdan es que cuanto más coloridas, mejor. Los tonos encendidos son indicios de vitaminas y sustancias específicas que benefician importantes funciones del organismo: caroteno, licopeno y polifenoles son sólo algunos de estos aliados que agudizan la vista, dan elasticidad a la piel, fluidifican la sangre y fortalecen el corazón. Apunte a tener una dieta arco iris cada día: choclo amarillo, ciruelas violetas, sandía colorada, zanahorias naranjas, espinaca verde oscuro, porotos negros, cebolla blanca; en cada color hay un aliado. Las crucíferas (brócoli, coliflor, repollo) tienen además propiedades anticancerígenas. ¿Lo ideal? Consumir cinco porciones de frutas y hortalizas al día, y procurar que al menos una sea cruda. Si se hierven, usar poco agua para no perder tantos nutrientes.
Tip: Un recién llegado al podio que se las trae son los arándanos. Estas minúsculas frutitas azul oscuro contienen propiedades diuréticas y antioxidantes, ayudan a aumentar el colesterol bueno y favorecen la circulación. Congeladas, son un delicioso sustituto del helado.

Salmón (y otros pescados de mar profundo) 

Este protagonista estelar del sushi es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico. Su grasa es rica en omega-3, que contribuye a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos. Además aumenta la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Conviene hacerlo a la plancha o al horno (pruébelo con pimienta roja y limón), pero no frito.
Tip: Otros pescados de mar profundo que poseen omega 3 son la caballa, el atún, el arenque, la trucha y las sardinas.

Nueces

Ricas en proteínas, fibra, vitaminas, minerales y ácidos grasos buenos o poliinsaturados, las riquísimas ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol malo y favorecen la producción de glóbulos rojos. Tome nota: el consumo de nueces puede ayudar a reducir hasta un 50% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
Tip: No se limita a consumirlas en Navidad, súmelas a las ensaladas, al cereal de las mañanas, o a las preparaciones dulces como budines, tortas y muffins.

Aceite de oliva virgen

El secreto del aceite de oliva virgen está en la vitamina E y los antioxidantes del grupo de los polifenoles que contiene. La grasa monoinsaturada previene la arteriosclerosis, no eleva el colesterol malo (LDL) y limpia las arterias. Últimamente se han descubierto además beneficios para la salud cerebral: retrasa la demencia y aumenta la memoria. ¡Los mediterráneos sí que saben lo que hacen!
Tip: Crudo, con tostadas o en ensalada, es cuando más vitaminas aporta.

La canela, reina de las especias

Esta especie originaria de la India ayuda a controlar el azúcar en sangre y el colesterol. Además posee propiedades anti-ulcéricas, estomacales y anti-vomitivas. También es una aliada contra las enfermedades respiratorias, por su riqueza en propiedades expectorantes y anti-inflamatorias. Dada su potencia antibacterial, algunos estudios afirman que puede ayudar a eliminar o reducir infecciones urinarias si se la consume en las primeras 48 horas de detectado el foco.

Tip: Aunque en el mundo occidental se la consume más que nada en pastelería, en Asia es un ingrediente de los más usados para condimentar carnes y guisos de toda clase.

Yogur

Su valor nutritivo es muy similar al de la leche –incluyendo su riqueza en calcio- pero es más fácil de digerir. Además protege la flora intestinal, previene diarreas e infecciones, y hay numerosos estudios que vinculan su consumo diario con una menor incidencia de cáncer de colon.
Tip: Dado que los antibióticos roban al organismo de las bacterias benéficas del intestino, es buena idea consumir yogur a diario mientras se los esté tomando y en las dos semanas posteriores.

Semillas de chia (y amaranto, sésamo, lino…)

Los aztecas eran tan conscientes de su valor que hasta la usaban como moneda de cambio.  Por poder energético y nutritivo, los guerreros de esa raza dependían de ella para emprender sus conquistas. Las semillas de chía tienen además propiedades hidrofílicas: absorben más de doce veces su tamaño en líquido, por lo que prolongan la hidratación y favorecen el funcionamiento de las células. Si deja una cucharada de semillas de chía en un vaso de agua, al rato verá que el agua se convirtió en una especie de gelatina. Esto es por la fibra soluble que contiene. En el estómago, esta fibra erige una barrera física entre los carbohidratos y las enzimas que los digieren, demorando su conversión en azúcar. Por eso es importante su consumo para los diabéticos. El gel de chía puede utilizarse para hacer pan o tortas, sustituyendo la manteca o el aceite.
Tip: Las semillas de amaranto, lino o sésamos tienen también propiedades nutricionales y medicinales importantes. Consuma las semillas crudas sobre una tostada con queso blanco, con yogur o en ensaladas, o incorpórelas a preparaciones horneadas.

Ajo

Se lo conoce históricamente como la rosa maloliente por sus virtudes medicinales  y su aroma característico. Este miembro de la familia Allium (junto con las cebollas y el puerro) está repleto de unos compuestos sulfurosos que son a la vez responsables del aroma y de las propiedades terapéuticas: es anti-inflamatorio, anti-bacteriano, disminuye el nivel del colesterol total y el LDL o malo. Protege contra tumores del tracto intestinal, regula la presión sanguínea, fluidifica la sangre y ejerce una función protectora del corazón.
Tip: Se aconseja consumir al menos un diente de ajo diario. Su aliento acusará recibo, ¡pero su corazón también!

Té verde

Este antiguo secreto de los japoneses rebosa de antioxidantes, compuestos que ayudan a prevenir enfermedades crónicas y disminuyen el deterioro celular.  Por su alta concentración de polifenoles, el té verde ejerce un efecto protector contra  el cáncer de colon, páncreas y estómago, y también evita las enfermedades cardíacas y del hígado. Según un estudio de la Universidad de Yale, en Connecticut (EE.UU.), su consumo diario sería la razón de las bajas tasas de cáncer que se registran en Asia. Y también, ¡de los dientes sanos de los asiáticos! Esto es porque contiene gran cantidad de catequinas, una sustancia que mata las bacterias cariogénicas. Estudios recientes le suman propiedades calmantes y antidepresivas. Una única precaución: no conviene tomarlo media hora antes o después de las comidas, ya que dificulta la absorción del hierro.
Tip: El té verde se elabora con las hojas cocidas al vapor y secadas, mientras que el té negro (el de toda la vida) se prepara dejando marchitar las hojas, que después se enrollan, se dejan fermentar y se secan. Al estar menos procesado, el té verde contiene más antioxidantes y es el más potente de los dos. 

Miel

La miel es una sustancia formada fundamentalmente por azúcares, pero es también una fuente increíble de minerales y vitaminas. Se asimila fácilmente por poseer hidratos de carbono de cadenas cortas, y favorece la asimilación de otros alimentos como el calcio y el magnesio. Tiene además propiedades terapéuticas: es suavemente laxante y sedante, antianémica, antihemorrágica, estimula el vigor sexual y el rendimiento físico en los deportistas y facilita la formación de glóbulos rojos y anticuerpos. Para los diabéticos es preferible al azúcar, ya que la fructosa es absorbida más lentamente en el tracto intestinal que la glucosa. Para tener en cuenta: no conviene dársela a los bebés porque es ligeramente alergénica.
Tip: Las abuelas tenían razón: por su poder bactericida puede aplicarse como ungüento en heridas; es estéril, nutritiva y fácil de aplicar.

Fuentes: Dirección Nacional de Alimentos (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos), Journal of the American Medical Association, Centers for Disease Control and Prevention.

Vivisophia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *