Noticias posted by

En España las nuevas Guías de alimentación incluyen los suplementos

En España las nuevas Guías de alimentación incluyen los suplementos

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha presentado este miércoles en Madrid unas nuevas guías alimentarias que pretenden ser “una herramienta fundamental” para la población sana a la hora de orientar su dieta y “tratar de prevenir factores de riesgo asociados a enfermedades crónico-degenerativas”, tal y como han señalado en rueda de prensa dos de los autores del documento, Gregorio Varela, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y Javier Aranceta, presidente del comité científico de la SENC.

Las guías son una actualización de las últimas recomendaciones, que datan de 2001, si bien la base de los consejos -también en forma de pirámide- es similar a la edición anterior. Hay algunos cambios sustanciales, como la inclusión, en la base de la pirámide, de elementos que, al margen de la alimentación, “condicionan nuestro estado nutricional y de salud”, como el ejercicio, las técnicas culinarias que se emplean o el “equilibrio emocional”, que según señalaron Varela y Aranceta, tiene un impacto directo en la alimentación. También llama la atención la mención explícita, en la cúspide de la pirámide alimenticia, de los suplementos nutricionales, como los folatos o la vitamina D.

Según explicó Aranceta, esta opción, que aparece por primera vez en las guías oficiales de la SENC, “debe ser valorada de forma individual por parte de un especialista”.

“Hay casos como las mujeres en edad fértil, en los que es recomendable la suplementación”, señaló el presidente del comité científico de la SENC, que acto seguido constató que “hay una gran cantidad de personas que toman de manera autónoma y sin consultar suplementos alimenticios y eso no debería hacerse”. A veces, continuó, pueden producirse interacciones importantes entre estos productos y los fármacos indicados, por lo que “nuestro consejo es siempre consultar con un profesional de la salud antes de tomar un suplemento”.

Preguntado sobre si no resulta confusa la inclusión de los suplementos en la guía si el consejo es siempre consultar con un experto, Aranceta señaló que, pese a que el autoconsumo debe evitarse, la decisión de incluir los suplementos en la pirámide responde a que su ingesta puede valorarse como una “opción individualizada” en algunos casos.

En ese sentido, Varela matizó que “no puede reducirse el mensaje” e inferir que “si no te gusta el pescado, puedes tomar X”. Numerosos estudios científicos han cuestionado, de hecho, la utilidad de ciertos suplementos en la prevención de enfermedades o como complemento de la dieta.

“Ves carros de la compra que son un desastre y que llevan tres o cuatro alimentos funcionales, que no sirven para nada, porque la clave está en la base de la alimentación”, añadió Varela.

Al contrario que otras guías, como las de la Universidad de Harvard (EEUU), que ponen a las frutas y verduras como primer escalón de las recomendaciones-, las nuevas guías sitúan en la base de los grupos de consumo de las comidas principales “los cereales de grano entero y sus derivados integrales, junto con otros alimentos ricos en hidratos de carbono complejos”. Por encima de ellos se sitúan las verduras y frutas (la recomendación es tomar al menos cinco porciones al día) y el aceite de oliva virgen extra como “eje central”.

Esos dos escalones son “el núcleo de la dieta mediterránea”, señaló Aranceta, que animó a recuperar las legumbres y los frutos secos -sobre todo las nueces- en la dieta habitual.

Las carnes blancas, el pescado y los huevos también deben formar parte del consumo variado diario (de una a tres porciones al día, alternando), así como los productos lácteos (“mejor semidescremados”), que según las guías pueden consumirse dos o tres veces al día.

En la zona de “consumo opcional, ocasional y moderado”, figuran las carnes rojas y los embutidos. Al respecto, Aranceta aconsejó “disminuir la frecuencia de consumo de carnes y embutidos” y primar en este grupo los productos de buena calidad.

Mucho más ocasional debe ser el consumo de productos ricos en azúcares, untables, productos de panadería y snacks salados, comentó Aranceta,

Como en la pasada edición, la SENC también ha incluido, al margen de la pirámide, y con la etiqueta de “consumo opcional, moderado y responsable en adultos”, las bebidas fermentadas, con un icono que hace referencia al vino y la cerveza.

Según explicaron, la SENC ha decidido incluir estas bebidas alcohólicas fermentadas en la guía pese a que “la primera premisa es que no deben consumirse” porque “la realidad es la que es y se da un consumo de forma tradicional en el marco de la dieta mediterránea” y “no hay que olvidar que es un aspecto importante de la gastronomía en un país donde el cultivo de la vid tiene mucha importancia”, señaló Varela.

Fuente: http://www.elmundo.es/salud/2017/03/29/58dba0baca4741bc4a8b4630.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *