Noticias posted by

Límite delicado entre dependencia y placer

Límite delicado entre dependencia y placer

Una investigación reciente llevada a cabo por la American University revela que muchas personas son tan dependientes de la cafeína al punto de sufrir síndrome de abstinencia si reducen su consumo de cafeína, incluso si tienen algún tipo de condición que se ve agravada por su consumo, como el embarazo, enfermedad coronaria o trastornos de coagulación.

Al detener el consumo de cafeína puede padecerse un “Trastorno por el uso de cafeína”. Y de acuerdo con el estudio, aunque la cafeína es el estimulante más usado en el mundo y se encuentra en muchos productos, desde el café, los refrescos, el té, el chocolate hasta una gran cantidad de productos en cuya etiqueta se lee el término “Energía” o “Energético”, los profesionales de la salud no se han movido lo suficientemente rápido para categorizar el problema que supone el uso de la cafeína, que en muchos casos precisa de un tratamiento médico.

Los efectos negativos de la cafeína no han sido reconocidos como tales porque la cafeína es una sustancia aceptada socialmente y consumida en todo el globo, y está muy integrada en nuestras costumbres y rutinas.

Es cierto que muchas personas consumen cafeína sin hacerse daño, pero también, en otras ocasiones, esta produce efectos negativos, dependencia física, interfiere con el funcionamiento normal y su consumo es difícil de abandonar, cuando esto ocurre se habla de un uso/consumo problemático.

El artículo “Caffeine Use Disorder: A Comprehensive Review and Research Agenda”, escrito por la profesora Laura Juliano y otros colegas, en la Escuela de Medicina de la Universidad de John Hopkins, en colaboración con John Huges de la Universidad de Vernon, fue publicado el otoño pasado en el Journal of Caffeine Research.
Otras investigaciones

El estudio resume otros resultados encontrados en investigaciones previas, y muestra evidencia biológica de la dependencia a la cafeína. Los datos muestran cómo se identifica una dependencia generalizada, tanto los síntomas físicos como sicológicos. De esta manera los investigadores resumieron un corpus que puede ayudar a identificar el trastorno por el consumo de cafeína.

Desde la primavera de 2013 la American Psychiatric Association reconoció oficialmente el Trastorno por el uso de cafeína como un tema de preocupación médica, y por ello decretó que tenía que hacerse más investigación relacionada con el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders, una clasificación estándar de los desórdenes mentales que es usada por los profesionales de la salud en los Estados Unidos.

Hay una concepción errada entre los profesionales y las personas en general, al creer que la cafeína es fácil de dejar. No obstante, en diferentes estudios, más del 50% de los consumidores regulares de cafeína informan que han tenido dificultad en reducir el consumo de cafeína.
También, existe un corpus de investigaciones genéticas que puede ayudar a entender mejor los efectos de la cafeína en la salud y en el embarazo, y también las diferencias de los efectos de este ingrediente en diferentes tipos de individuos.
Información en la etiqueta

El consumo recomendado de cafeína para un adulto de salud normal tendría que ser de no más de 400 mg al día. El equivalente a dos o tres tazas de café de 8oz. Las mujeres embarazadas deberían consumir menos de 200g, y la gente que sufre ansiedad, tanto como aquellos que tienen la presión alta, problemas coronarios, o incontinencia.

Pero limitar el consumo de cafeína es más fácil de decir que de hacer, pues muchas personas desconocen la cantidad real de cafeína que consumen diariamente.
De momento los fabricantes no tienen que reportar la cantidad de cafeína en las etiquetas, y las bebidas no tienen ningún límite regulado de cantidad de cafeína.
Si las etiquetas tuvieran esta información, sería más fácil estar atento a la cantidad de cafeína consumida diariamente y así evitar sus posibles efectos negativos.
De momento, aquellos quienes tienen una dependencia a la cafeína y no pueden detener su consumo, serían susceptibles de iniciar un tratamiento, tal como aquellos que no pueden abandonar el tabaco, dicen los investigadores.

Fuente : clubdarwin.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *