Noticias posted by

Promoción, control y prohibición

Promoción, control y prohibición

Las autoridades mostraron su preocupación por el consumo de grasas y azúcares en la población más joven y buscarán la promoción de hábitos saludables en niños y adolescentes.

La directora general del MSP, Marlene Sica, dijo que, en una primera etapa, el plan incluye la difusión y conocimiento de la problemática por parte de la ciudadanía, para posteriormente desaconsejar el uso y consumo de alimentos grasos y azucarados en escuelas y liceos.

Por su parte, Pablo Anzalone mencionó el Compromiso por una Alimentación Adecuada, un amplio acuerdo público y privado sobre el tema. El Compromiso cuenta con cuatro líneas de acción, entre las que se encuentra la alimentación infantil; de esta, uno de los puntos más importantes es la merienda saludable. Los otros ejes son la disminución del consumo excesivo de grasas, azúcares y sal, la promoción del consumo de frutas y verduras, y la inocuidad de los alimentos.

A partir de una encuesta de enfermedades crónicas no transmisibles, el MSP conoció que el 27 % de la población adolescente presenta problemas de sobrepeso y obesidad. Además, entre el 9,5 % y el 10 % de los niños comprendidos entre los 0 y 2 años presenta algún grado de sobrepeso.

Sobre la posibilidad de prohibir el consumo de alimentos con alto contenido de grasas y azúcares, la directora Sica dijo que en una primera etapa de implementación del proyecto se brindarán las herramientas y se establecerán los elementos técnicos que avalan el modo de trabajo actual.

Aclaró que no está planteado un trabajo punitivo, sí modificar hábitos, porque la experiencia internacional demuestra que “sin enamorarse de la propuesta” los controles estrictos no serán eficientes. “Los controles vendrán más adelante”, finalizó.

Anzalone subrayó que buena parte de los talleres que se realizan esta semana, como parte de la promoción de la merienda saludable en escuelas y policlínicas municipales, servirá para promover el cambio cultural, para lo cual es necesario que la ciudadanía reconozca los riesgos de una alimentación no saludable en los niños, que cristalizarán en patologías que comprometerán su salud en el futuro.

“Comemos demasiada sal, demasiados azúcares, demasiados refrescos azucarados, demasiados snacks, de manera tal que nuestra salud termina comprometida”, sintetizó Anzalone. Los alimentos no saludables se pueden adquirir en cualquier comercio, advirtió Anzalone, por lo cual es necesario poner el énfasis en el nivel educativo y cultural para promover los cambios, tal como ocurrió con el consumo del tabaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *