Noticias posted by

Rutinas caseras contra el sobrepeso

Rutinas caseras contra el sobrepeso

La familia eso el núcleo ideal en el cual sembrar unos hábitos de vida adecuados, y puede ser muy útil en el combate contra los kilos de más.

Promover rutinas en el hogar -relacionadas, por ejemplo, con el sueño, el tiempo dedicado a la TV o los hábitos a la hora de comer– ayuda a controlar el peso de los más pequeños. Además, también contribuyen a mejorar la duración del sueño y a disminuir el ocio dedicado a la pequeña campaña, dos factores que se han relacionado directamente con el riesgo de obesidad.

Partiendo de la hipótesis de que una intervención basada en el hogar aportaría importantes beneficios, un equipo de investigadores de la Universidad de Guelph (Ontario, Canadá) reclutó a 120 familias (con niños de entre dos y cinco años) con pocos recuros y pertenecientes a distintas minorías raciales y las dividieron en dos grupos. El primero de ellos contó con asesoramiento directo por parte de un educador que periódicamente les animaba (de forma presencial y virtual) a controlar el tiempo que sus hijos empleaban viendo la televisión, a retirar el televisor de sus cuartos, a comer en familia o a seguir un patrón de sueño adecuado a su edad, entre otras cosas. El programa no contemplaba ninguna referencia explícita al peso de los pequeños de la casa. El otro grupo, en cambio, sólo recibió material educativo relacionado con el control de la obesidad y el sobrepeso.

Después de seis meses de seguimiento, los investigadores comprobaron que los niños del grupo de intervención habían mejorado la duración de su sueño (un aumento de 0,75 horas al día), habían reducido el tiempo que empleaban viendo la televisión durante los fines de semana (-1,06 horas al día) y habían reducido su índice de masa corporal (-0,40). En cambio, en los pequeños del grupo control, estas cifras no presentaban mejoría alguna. Es más, durante el experimento, los niños de este grupo aumentaron su peso medio.

Pese a lo esperado, la intervención no mostró ninguna mejoría en cuanto a la mayor práctica de comidas familiares o la retirada del televisor de las habitaciones en donde dormían los niños. Esto último puede deberse, señalan los investigadores en la revista médica, a que hasta el 80% de los padres analizados señalaron que sus hijos dormían habitualmente en sus dormitorios.

En sus conclusiones, los investigadores señalan que su investigación arroja un interesante punto de vista sobre el que seguir investigando, aunque reconocen que los detalles de su investigación -como el hecho de que sólo se seleccionaron familias con pocos recursos- puede dificultar la generalización de sus resultados.

Este estudio demuestra que un programa que se centre en el cambio de hábitos en el hogar puede traducirse en una mejora en el peso o el índice de masa corporal sin necesidad de centrarse exclusivamente en la dieta y el ejercicio.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *