Petit Gourmet posted by

Pizza casera para disfrutar en familia

Pizza casera para disfrutar en familia

Ingredientes:

Para la masa:

Levadura (20 grs x kilo de harina)

Harina

Aceite (1 chorrito)

Azúcar (una pizca)

Agua tibia (la necesaria)

Sal (1 cda x kilo)

Para la salsa:

Cebolla

Tomate

Laurel

Sal/pimienta

Salsa de tomate

Azúcar

Procedimiento:

Ponemos la levadura en un bowl, agregamos una pizca de azúcar, otra de harina y el agua tibia. Cuando se formó espuma agregamos el resto de la harina, el huevo, la sal y el aceite. Hacemos una masa y amasamos hasta que quede lisa. Formamos bollos que luego estiraremos con palote hasta el grosor que buscamos.

Prendemos el horno.

La salsa: cortamos la cebolla chiquita y la saltamos en aceite caliente, cuando esta transparente agregamos el tomate rallado, la sal, pimienta y el laurel. Luego agregamos la salsa y una pizca de azúcar, dejamos cocinar por 10 min.

En una asadera sin aceite ponemos una de las futuras pizzas y la pintamos solo con un poco de la salsa, luego de 5 minutos, retiramos y ponemos el resto de la salsa, los gustos y la muzarella. Horneamos hasta que quede dorada.

foto diego

Mi nombre es Diego Ruete, tengo 38 años y llevo casi 20 trabajando con niños, además en los últimos cinco fui también papá. Los conozco y quienes me conocen saben cuál es el trato que les doy. El respeto es lo primero no solo entre ellos y yo, entre los pares, en la relación de los más grandes con los más chicos, en el acercamiento a la materia prima y, por supuesto, en el intercambio con el medio ambiente, nuestra casa.

Enseñar a los niños a usar la computadora o aprender idiomas está bueno, siempre suma. Sin embargo, invitarlos a plantar y mostrarles qué hacemos con los alimentos, por qué lo hacemos, cómo lo hacemos, es fundamental. Con la huerta y la cocina buscamos fomentar el desarrollo sano de los niños y que esto les brinde la posibilidad de expresar sentimientos, preocupaciones, descubrimientos y alegrías mientras sus mentes y sus manos se mantienen en actividad.

La huerta es un momento de contacto con la naturaleza. Es encontrar el qué, el cómo, el porqué de los alimentos que consumimos a diario. Ver el proceso que empieza con la semilla y puede terminar en una tortilla voladora de acelga; es un hecho vivencial del cual se enriquecen en múltiples áreas.

La cocina es una herramienta valiosa para desarrollar habilidades motrices, hábitos saludables de higiene y de cuidado personal. Un espacio para la paciencia, para comprender que no todo debe ser inmediato y que es necesario saber manejar las frustraciones como parte del aprendizaje; plantear conceptos matemáticos, químicos, geográficos y físicos.

Durante el año prepararemos la tierra, plantaremos diversas semillas, cuidaremos nuestros cultivos, observaremos los procesos y cosecharemos lo que más tarde cocinaremos para darle un cierre coherente al proceso.

En la cocina buscaremos apuntar a conocer y probar aquellos alimentos que quizás en casa no son tan bienvenidos; una cocina saludable, enriquecedora de paladares, estimuladora de vegetales y desarrolladora de habilidades psicomotrices.

Las responsabilidades varían según las edades y posibilidades: cuchillos afilados para manos avanzadas, cuchillos redondos para principiantes y de plástico para quienes nunca tuvieron la oportunidad de probar. El grupo tiene un límite de 10 niños de manera de facilitar la participación de todos.

Creemos firmemente en el trabajo con grupos de edades diferentes; sabemos que los chicos aprenden de los grandes y los grandes se sienten importantes al poder ayudar.

Petit Gourmet, mucho más que una receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *