Tu bebé posted by

Alimentación durante la lactancia

Alimentación durante la lactancia

La lactancia es considera una etapa compleja en la vida de la mamá y la familia, no solamente desde el punto de vista orgánico, sino afectivo. Las hormonas, que siguieron un curso durante el embarazo, ahora toman otro curso para cumplir la maravillosa pero compleja tarea de producir leche.

Entre otros elementos, recuperar el cuerpo y volver todo a su lugar son factores que preocupan y angustian a mujeres (y, usualmente, a varones también). Proponemos darle tiempo al organismo para que se reorganice, con paciencia. Son necesarias por lo menos seis semanas para que los órganos vuelvan a su lugar. Después de ahí se podría retomar la actividad física, siempre previa consulta al ginecólogo tratante. Si el parto fue natural estaremos en condiciones más rápidamente.

Asimismo, debemos considerar que durante la lactancia el requerimiento de energía de la madre aumenta en unas 500 kcal /día, no más como suele decirse popularmente. ¿Qué significa esto? Si bien no es una etapa para escatimar en calorías, tampoco es cuestión de ingerir alimentos en cantidades desmedidas y calidad desordenada.

A nivel general, la relación entre la calidad de la leche materna y la alimentación de la madre es cuestionable, ya que se ha visto que en niveles socioeconómicos bajos, hay madres con estados de nutrición muy deteriorados que producen buena cantidad y calidad de leche. Sin embargo, una mamá bien alimentada estará en mejores condiciones generales para atender y alimentar a su niño.

Es recomendable evitar alimentos alergénicos cuyos principios pueden (no necesariamente) pasar a través de la leche; como mariscos, chocolate, excesos de vitamina C. También aconsejamos reducir el café y el mate, dado que en exceso podrían reducir la producción de leche. Y evitar, en lo posible, el tabaco ya que también afectaría la producción de la leche, además de ser altamente perjudicial para la madre.

Durante la lactancia, son necesarios alimentos fuentes en proteínas de buena calidad: lácteos descremados, carnes magras, clara de huevo.

En este período también aumentan los requerimientos de líquidos. Particularmente el agua será esencial en cantidades mayores a las consumidas en el embarazo. Muchos expertos recomiendan ingerir hasta cuatro litros de agua por día.
También aumentan las necesidades de hierro y calcio. Es recomendable asegurar buenas reservas de estos nutrientes ya desde el embarazo y no aumentar tanto el consumo durante la lactancia. Si se considera necesario algún suplemento con fármacos, debe ser consultado con el médico.

Y finalmente, es importante cuidar el exceso de azúcares y grasas para evitar un aumento de peso indeseable.
Por último, en cuanto a los alimentos llamados lactogénicos (alimentos que aumentan la producción de leche), como la avena o el ajo, no hay evidencia científica que corrobore la teoría. Los especialistas se inclinan más por un efecto “sicológico” tranquilizador en la madre que mejoraría la producción de leche.

Por Lic. en Nutrición Luciana Lasus 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *